Con la evolución de los medios de comunicación también evolucionó el marketing y ahora existe el “marketing digital”. Este término hace referencia a todas las estrategias de mercadotecnia que se llevan a cabo en una plaza digital o medio de comunicación. Y claro que con la llegada del marketing digital llegaron nuevos términos, así nació la “estrategia de contenido”. 

Si alguien de tu equipo te dice: “debemos armar una estrategia de contenido”, tienes que saber que se refieren a una serie de creaciones visuales y escritas que buscan transmitir un mensaje para promocionar tu producto o servicio.

¿Cómo debo empezar mi estrategia?

El marketing de contenidos busca crear y difundir información productiva e interesante sobre un producto. Es decir, imagina que entras a una página web sobre maquillaje, y en la página (si cuentan con una buena estrategia de marketing de contenidos), notarás que no están solo expuestos los insumos de maquillaje juntos a sus ingredientes y características, también habrá tutoriales sobre cómo usarlos, artículos sobre los beneficios de los productos usados en la producción, entre otro tipo de contenidos.

Teniendo esto de ejemplo, te preguntarás ¿por dónde empiezo a crear una estrategia de contenidos?

Punto número uno, el cliente.

Buyer persona

Para crear una estrategia de contenido debemos saber qué decir y cómo decirlo y para eso hay que identificar a quién se lo vamos a decir. El buyer persona es nuestro público ideal, es esa representación ficticia de cómo se comporta, dónde vive, cuántos años tiene y cómo habla nuestro consumidor final.

La creación del mensaje

Es el qué y cómo queremos transmitir nuestro mensaje. En el marketing de contenidos no tenemos que vender directo, no tenemos que decir: “tenemos el mejor producto del mercado”, debemos usar otras herramientas discursivas para persuadir e influir en los usuarios. 

El mensaje debe ser siempre: informativo, educativo y entretenido. Informativo, porque debemos transmitir el mensaje de forma clara, concisa y precisa, educativo porque debe ser de utilidad para el consumidor, entretenido porque necesitamos que el cliente llegue al final del contenido y siga navegando en nuestro website.

¿En qué formato presentarás tu mensaje? Hoy día, en el ámbito digital tenemos para todas las inteligencias. Tenemos mensaje escrito, oral y visual. La forma en que se transmitirá depende mucho de tu producto y tu buyer persona. 

Entre las formas más comunes para la creación de contenido están: 

  • Blogs

  • Imágenes publicitarias

  • Videos de 15 segundos 

  • Gifs

  • Tweets

  • Podcast

  • eBooks

  • Tutoriales de Youtube

  • Contenido interactivo de Facebook

El formato de tu contenido dependerá también de tu presupuesto, la forma predilecta de tu público de consumir información y las bondades que tiene tu producto para ofrecer información en diferentes formatos. 

La distribución del mensaje

Ahora, una vez que hayas decidido cómo y a quién transmitir tu contenido, debes elegir el medio. Las estrategias de contenidos nacieron a la par que el marketing digital, así que lo más común es usar medios digitales. Apóyate en páginas web, blogs gratuitos, las redes sociales y las plataformas de mensajería instantánea.

Las marcas deben estar en la búsqueda constante de las tendencias y en esta época el medio es la tendencia y el mensaje. ¿Cómo así? Te preguntarás, pues ahora hemos deducido que en Instagram tenemos un público en un espectro de edad y con un patrón de consumo distinto al de Twitter, por ejemplo. Todo esto debes saberlo antes de empezar a diseñar tu estrategia. 

Consejos para una estrategia de contenido efectiva

Cuando busques hacer una estrategia de contenido, al comienzo querrás recibir mucho tráfico, conseguir más reproducciones, descargas y likes pero, la realidad de los medios digitales es cuesta arriba. El primer consejo que te doy para iniciar tu estrategia de contenido es PACIENCIA.

Debes ser minucioso con tu contenido, es decir, el equipo creativo que escojas debe dar la talla. Cuando queremos que nuestro contenido tenga personalidad, entonces tenemos que tener un team de profesionales creándolo. 

Planifícate lo más que puedas. El contenido debe amarrarse a la realidad. Usa los acontecimientos a tu alrededor, por esto las empresas logran incrementar sus ventas en navidad, por ejemplo. El mundo tiene patrones de consumo masivo que debemos aprovechar. 

Crea objetivos a corto y mediano plazo. Los objetivos a mediano plazo deben mantenerse porque los objetivos a corto plazo siempre estarán en constante cambio, con el fin de lograr un bien mayor siempre debemos cambiar algo que no funcione.

No dejes de intentar cosas nuevas. En el mundo digital el cambio es un deber ser, lo experimentamos demasiado, todos los días hay una actualización nueva. Estar a la par de los cambios nos ayudará a no estancarnos y que nuestro contenido pueda seguir viéndose, compartiéndose y disfrutándose. 

¿Por qué aplicar una estrategia de contenido en mi empresa?

El mundo cambió y con el cambiaron las formas de consumo. Actualmente el consumidor no es tan fácil de convencer gracias al acceso inmediato a la información. Cuando comprendas esto sabrá que para vender un producto hace falta otras estrategias más inteligentes y persuasivas, porque ya no basta con una frase pegajosa y una imagen linda.

La estrategia de contenido nos enseña que un producto debe convencer para poder venderse. Debemos crear seguridad en el consumidor. Por eso tantas empresas muestran tutoriales de cómo usar sus productos o arman eBooks con las especificaciones químicas o técnicas de lo que venden. 

Tu contenido puede llegar a causar más impacto en las personas que la calidad de tu producto en sí. Las estrategias de contenido pueden generar fidelización de marca así que piensa en ellas al perseguir este objetivo. 

Te resumo unos puntos para terminar sobre por qué las estrategias de contenido son tan importantes: 

  • Te proporcionan autenticidad a tu marca.

  • Te acercan a tu público.

  • Ayuda a la fidelización del cliente.

  • Posicionamiento en varios medios. 

  • Creación de nuevas formas para la venta y captación de clientes potenciales. 

  • Mejoramiento de la imagen corporativa de la marca. 

  • Te harán ver como un experto en el mercado.